Absolución en Caso de Blanqueo de Capitales por Falta de Pruebas de Conocimiento del Origen Ilícito de los Fondos

Una mujer ha sido exonerada de un cargo de blanqueo de capitales debido a su falta de conocimiento sobre la procedencia ilícita de los activos, según lo decidido por Julia Sabando Sequí, jueza del Juzgado de lo Penal Nº2 de Móstoles.

La historia comenzó cuando esta mujer, recién llegada a España, comenzó a trabajar como camarera en un establecimiento y estableció una relación amistosa con un cliente frecuente. Después de varios meses de confianza mutua, el cliente le solicitó un favor. Explicó que tenía dificultades financieras debido a que había dejado Brasil tres meses atrás y no podía abrir una cuenta bancaria en España para transferir fondos desde su país.

El favor consistió en permitirle realizar una transferencia desde su cuenta de ahorros en Brasil a la cuenta de ella, para luego retirar el dinero y cubrir sus gastos. La mujer, que empatizó con él debido a sus similitudes como extranjeros en un país ajeno, accedió a ayudar. Sin embargo, días después, se encontró con que su cuenta bancaria había sido bloqueada debido a la recepción de una cantidad de dinero inusual.

Más tarde se descubrió que la cuenta de la mujer fue utilizada para recibir fondos de manera fraudulenta debido a la suplantación de identidad de otra persona. Esta persona afectada denunció el incidente, y las investigaciones llevaron a la mujer a ser acusada de blanqueo de capitales por imprudencia, ya que se suponía que debería haber sospechado que el dinero tenía un origen ilegal.

Sin embargo, en el tribunal, la jueza concluyó que las pruebas disponibles eran insuficientes para demostrar que la mujer tenía conocimiento del origen ilícito de los fondos. Según la sentencia, «no conocía el origen ilícito de los bienes». La magistrada también destacó que la relación de confianza entre la mujer y el cliente no era suficiente para afirmar que ella debía haber tenido serias dudas sobre la procedencia del dinero.

El abogado que representó a la mujer argumentó que no había pruebas contundentes que respaldaran la condena por blanqueo de capitales por imprudencia. Además, señaló que la imprudencia debería centrarse en el conocimiento del origen delictivo del dinero, no en cómo se llevó a cabo la transferencia.

El caso presentó dificultades debido a la falta de una defensa sólida durante la fase de instrucción y a la necesidad de cambiar la estrategia de defensa posteriormente. También resaltó las complejidades inherentes a este tipo de casos al evaluar la gravedad de la conducta imprudente de la persona acusada.

Somos un despacho de Abogados especializados en Asesoría Fiscal y Tributaria, para más información, ¡Contáctanos!.