El Valor del Trabajo en Casa: El Tribunal Supremo Confirma Compensación Económica

El Tribunal Supremo ha ratificado una decisión que reconoce el valor del trabajo doméstico al confirmar que un hombre deberá pagar 50.000 euros a su expareja como compensación por su labor dedicada al hogar durante siete años.

La sentencia del TS respalda la resolución inicial de la Audiencia Provincial de Palencia, aunque esta última había fijado inicialmente una compensación de 100.000 euros.

En su veredicto del 17 de octubre (sentencia 1423/2023), los magistrados del TS explicaron que, a pesar de que los ingresos del hombre se destinaban a cubrir los gastos familiares, la esposa tenía derecho a una compensación por su trabajo en el hogar. Además, destacaron que ella también contribuyó económicamente al manejar las tareas domésticas mientras trabajaba fuera durante años.

El caso se remonta a un matrimonio de 15 años y 4 meses, que culminó en un divorcio en 2020, donde el Juzgado de Primera Instancia Nº3 de Palencia otorgó una indemnización inicial de 100.000 euros a la mujer por su dedicación familiar, basándose en el artículo 1438 del Código Civil.

Este artículo establece que el trabajo doméstico se considerará como contribución a las responsabilidades familiares y da derecho a una compensación, fijada por el juez en ausencia de acuerdo al finalizar el régimen de separación.

El juez de primera instancia calculó la compensación multiplicando los 184 meses de matrimonio por 600 euros, el equivalente al salario mínimo interprofesional para labores de cuidado de un hogar con hijos.

El esposo apeló, buscando una compensación no superior a los 6.000 euros, pero la Audiencia Provincial decidió que 50.000 euros era la cantidad justa. Redujeron la cifra argumentando que la sentencia inicial carecía de datos específicos para determinar la compensación por el trabajo en el hogar.

El Tribunal Supremo rechazó el argumento del esposo de que la omisión de la compensación en el convenio de separación equivalía a una renuncia a su percepción. Los magistrados señalaron que dicho acuerdo se centraba en aspectos relacionados con la separación y cuidado de las hijas, sin abordar el régimen económico matrimonial ni la compensación del artículo 1438 del CC.

Además, recordaron que el trabajo doméstico, aunque no genere un salario directo, es susceptible de una compensación al finalizar el régimen económico matrimonial, no siendo este convenio el momento para su determinación.

Esta decisión refuerza la interpretación del Tribunal Supremo sobre la compensación por el trabajo en el hogar, reiterando que su ausencia en acuerdos de separación no implica una renuncia a dicha compensación.