Jubilados Autónomos pueden ser Administradores sin Perder la Pensión

En una reciente resolución, el Juzgado de lo Social de Granada ha rectificado a la Seguridad Social al reconocer que los autónomos jubilados que continúen siendo administradores de su sociedad, sin percibir remuneración, no deben renunciar a su pensión.

Contexto Legal y Jubilación Activa

La sentencia destaca la posibilidad legal de que los autónomos jubilados, manteniéndose dados de alta en el RETA como administradores, no pierdan el derecho a su pensión. La compatibilidad se establece siempre que los ingresos anuales totales no superen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), conformando así una situación de jubilación activa.

Relevancia para Autónomos Administradores

La resolución se basa en el caso de una autónoma que, después de jubilarse, continuó siendo administradora de su sociedad sin recibir remuneración. Inicialmente, la Seguridad Social negó el derecho a la pensión, pero tras un proceso judicial, se le concedió el acceso al 100% de la prestación, incluso al seguir cotizando en su rol de administradora.

Excepciones y Requisitos

Los abogados que defendieron el caso destacan que la excepción se aplica cuando la designación de otro administrador es impracticable, como en el caso de la autónoma, la única con la capacidad legal para asumir el rol. Además, la ausencia de remuneración por las funciones administrativas también fue determinante para el fallo a favor.

Perspectiva de Remuneración y Alta en el RETA

La resolución también señala que la percepción de remuneración podría plantear discusiones adicionales, aunque los abogados subrayan la importancia de cumplir con los requisitos actuales de jubilación activa que buscan la compatibilidad entre la cotización y la percepción de la pensión.

Alta en el RETA y Desarrollo de Actividad

Los jueces argumentan que el alta en el RETA no siempre implica el ejercicio de una actividad económica incompatible con la pensión de jubilación. La comunicación de la fecha de cese de la actividad al solicitar la jubilación se considera simplemente como un hecho físico, desvinculando la inclusión en el sistema de las incompatibilidades entre pensión y trabajo.

Conclusión

En resumen, esta sentencia sienta un precedente importante al afirmar que los autónomos jubilados pueden desempeñar roles administrativos sin perder su derecho a la pensión, siempre que se cumplan ciertos requisitos y excepciones específicas.

https://gadeoabogadosyasesores.es/